lunes, 22 de mayo de 2017

Los hombres también fingen orgasmos


Tengo más amigos hombres que mujeres y no es por que las mujeres me caigan mal, más bien es por que mis amigos hombres me caen re bien. Tengo una confianza infinita y eso que nunca con ni uno de ellos he follado. Tal confianza me ha abierto puerta infinitas a la hora de hablar de sexo, pero mi último descubrimiento me dejo atónita y es que los hombres pueden fingir el orgasmo. Ustedes se preguntaran y¿cómo es eso posible? Pues bien esta esta es la historia.

Primero sin es sin condón, si usted lubrica bien o está bien lubricada la mayoría de las veces, no nos damos cuentas cuando el semen entra a la vagina, lo sabemos por que tenemos los gemidos de hombre diciéndonos que ha tenido un final feliz.

Según mi amigo es fácil hacerlo por que como esta todo mojadito, a veces ni se nota. Igual le pregunte qué pasaba si una iba al baño post follón, lo normal es que caiga un poco de semen al hacer pipí. Él me respondió, “mira, en mi experiencia son muy pocas la minas que se fijan tanto en eso, además dan por hecho que los hombres no fingimos”. Yo no sé que pensar de esa declaración, si la encuentra justa porque si nosotras podemos, ellos también están en su derecho de hacernos creer algo, que es sólo por el bien de satisfacer al otro ¿O no?

miércoles, 3 de mayo de 2017

El sexo de los ángeles

Tiras del Pecado que está en mí ... 
Líbrame ... 
En todos besarme tu, como si fuera realidad ... 
Me hace sentir que mi piel es Tu altar 
y mi deseo es Tu terrible experiencia ...

jueves, 27 de abril de 2017

La Lengua, placer olvidado

66


Una muy buena amiga me dijo : APRENDE A USAR LA BOCA Y NO TE OLVIDES DE LA LENGUA.



Si mi seguidores y seguidoras, la lengua es nuestro órgano sexual más versátil, podemos tocar con ella, saborear, lamer y jugar. A diferencia del pene de los hombres, es tan efectiva dura como blanda, y ¿sabes una cosa? No tiene que preocuparos porque esté demasiado excitada.

La lengua siente placer, bueno todo depende de nosotras, nadie va por ahí tocándose la lengua por placer.

Yo no puedo negar la excitación que me provoca un beso en la boca con lengua, así como lametones por todo mi cuerpo con este único órgano como utensilio, tampoco niego lo que me provoca una lamida en mi vagina, sobre todo en mi clítoris.
 

Si, si..Amigos ese gusanito rosado, perezosamente enterrado bajo las capas de los labios menores de la mujer, que se encuentra ahí con un solo propósito HACERNOS GRITAR DE PLACER.

Lamentablemente muchos hombres y muchas mujeres se olvidan de lo importante que es la lengua en el sexo.

Así como otros hombres se sorprenden cuando la utilizas y se dan cuenta que se ponen a cien sin necesidad de pajearles y sin apenas tocarles.

Todos lo conocemos Felación o cunnilingus, también recordemos que los dientes no están invitados a la jugada.




La lengua un órgano sexual importantísimo, y como tal hay que trabajar en ella, una cosa que no quiero dejar pasar por alto, EL SABOR DEL SEMEN, ahí la lengua también juega un importante papel, somos pocas aún las que nos atrevemos a lamerlo, o beberlo, mientras nuestro compañero esta en pleno clímax, no tenemos la obligación de tragarlo, si no pensar que es un modo más de excitación a mi me excita mucho que me mire mientras su semen corre por mi boca, mientras mi lengua lo relame, esa textura viscosa, blanca, chorreando por mi boca……..

Me gustaría saber su experiencias con la lengua.

Y quien sabe…¿ Un casting de lametones?





lunes, 24 de abril de 2017

Mi Masturbación




Le voy a relatar como me gusta masturbarme, porque lo hago, como el 99% de las mujeres y el otro 1% mienten.



No lo hago porque me sienta sola, como muchos incrédulos se creen, lo hago porque me apetece simple y llanamente, además es sano para la mente, y no tiene porque ser con nadie en especial, ¿para que están los aparatitos maravillosos y tan sofisticados que muchas tenemos?..... Con este comentario no quiero sustituir al hombre en el aspecto sexual, pero a veces a muchas mujeres de las cuales me incluyo nos apetece follarnos a nosotras mismas, de una manera especial que solo la masturbación nos brinda.


A mi me encantan colocarme unos cojines sobre mi cama y mi “jueguetito” de color rosa con vibración para estimular el clítoris que tiene una tranca bastante grande 20 cmt, apoyado en ellos, me estiro sobre mi cama muy abierta de piernas todo lo que puedo, y empiezo a estimularme tocándome los pechos, mi vientre, mi cuello, mis nalgas, hasta que llego a mi vagina, entonces con mis dedos me lo voy tocando, acariciando poco a poco, hasta que lo noto humedecido, (la verdad no me cuesta mucho, soy muy fogosa y me humedezco rápido), enciendo a mi “juguetito” y comienzo estimulando mi clítoris hasta que mi interior me pide penetración, es entonces cuando me arrimo más a los cojines y me introduzco mi vibrador hasta el fondo, me encanta que me toque mi fondo interior, (la verdad que me gusta follar con fuerza y darlo todo) soy muy exigente, pero también doy todo lo que puedo.

Una vez esta dentro lo muevo de manera giratoria mientras mi clítoris se sigue estimulando, a veces me resulta doloroso pues me gusta utilizar la velocidad más elevada, lo aprieto hacia mi interior para notar ese miembro que me entra y sale, mientras me muevo y gimo, a ritmo frenético, (a veces me llego a descontrolar pues ,me gusta tanto follarme que no pienso en otra cosa que en mi placer).

Cuando estoy a punto de correrme, paro… y la saco, entonces solo estimulo el clítoris con fuerza y tengo unos orgasmos cliptorianos bestiales, mientras me estoy viniendo vuelvo a introducirme el vibrador hasta el final y me corro de nuevo, hasta que me llega el dolor por las dos corridas tan seguidas y me quedo exhausta.

Bueno esto solo es en la cama, pero también me masturbo, en el baño, o en el sofa….. Pero eso es otra historia.

Señoritas blogueras descríbame sus fechorías……..y demostremos a estos hombres que aparte de follar como una fiera, nosotras también sabemos hacerlo muy bien solas……


jueves, 20 de abril de 2017

Sexo con guillermo



Y bueno, anoche tuve sexo con Guillermo, yo que llegué a dudar que pasara alguna vez por fin se concretó y aunque no fue una interacción memorable ni la mejor no estuvo del todo mal ... lo malo es quedé con la lujuria alta y me faltó, no porque él fuera malo porque no lo fue sino porque quedé con ganas de más ... o será que soy una "insaciable" como dice el exquisito de Sanz o seré una "hipersexual" pero me niego a aceptar este término porque eso lleva a tener bipolaridad y sentimientos de culpa que yo no tengo pero sí comparto esa parte del gusto del sexo por placer con distintos individuos ... ¿seré "ninfómana" entonces? pero este término en siquiatría fue reemplazado por hipersexualidad así que en definitiva soy una "adicta al sexo" ... o será que simplemente el sexo es una droga natural maravillosa, una vez que lo tienes y lo disfrutas quieres más, más y más ... extrañaba tener un polvo con alguien y aunque hace un tiempo ya que no tenía sexo, tiempo que se me hizo eterno (para una mujer como yo), me sentí viva y deseada sobre todo porque me encanta el sexo y me encanta hacerlo con los hombres que me gustan ... Guillermo es guapo, bastante guapo, caucásico, de cabello rubio, ojos claros, fuerte, masculino y preocupado de su estado físico, aroma delicioso y bien vestido, todo en él irradiaba seguridad y le gusta tener el control de las situaciones ... me encantan los hombres así lo que no implica que me enamore de ellos.

Guillermo pasó a buscarme cerca de casa, que quedamos de acuerdo a cierta hora, como mis vejetes están conmigo, me vieron arreglarme y me atosigaron con preguntas, una lata porque no podía decirles que me iba a tener sexo con alguien, así que les inventé un carrete y listo, aunque sospechó pero no se atrevió a decirme nada ... y así salí, oliendo rico, bien arregladita, limpiecita. Guillermo estaba esperándome y me saludó con un beso en la mejilla saliendo de su auto y abriéndome la puerta de su auto, y luego conversando cosas nada que ver condujo hacia un motel como habíamos quedado de acuerdo por Whatsapp. Llegamos, hacía frío y era bastante bonito, la pieza estaba nueva o era lo que parecía y Guillermo me dijo que le gustaba hacerlo con la luz apagada ...
¿luz apagada?¿qué es eso de hacerlo con luz apagada? primera vez que me tocaba hacerlo con un hombre que le gustaba así y la verdad es que no me molesté porque se reflejaban las luces de afuera entre las cortinas y se veía bastante bien, así que lo acepté ... no bien me saqué la chaqueta cuando sentí las manos de Guillermo en mi cintura atrayéndome hacia su fuerte cuerpo, sus labios buscaron los míos y me llevó hacia la cama con suavidad, él ya la había abierto sin que me diera cuenta y me divirtió el que lo hiciera, entre besos lo recosté yo sobre la cama y me puse sobre él para desabrocharle la chaqueta y besar su garganta exquisita, aproveché de bajar mis manos y acariciar su piel por debajo de la ropa, se sintió agradable a mis manos sobre todo porque no era lampiño como la gran mayoría de los chilenos con lo que he tenido sexo y bajé mis labios levantando su camisa para besarsela, mientras estaba sobre él, aún con ropa y sentada, lo que me encantó que me pusiera las manos en el trasero y la espalda para acariciarme, era rico, le besé la pancita y sentir sus jadeos y respiración acelerada me encendieron aún más de lo que estaba, por sobre los jeans, sentí su miembro listo y preparado lo que me gustó, estuvimos así unos momentos hasta que me levanté y dejé de estar sobre él para empezar a sacarme la ropa, y él hizo lo mismo, cuando me iba a sacar los pantalones, me dijo que me acostara con él así, con las prendas puestas, así que le hice caso, y ahí seguimos besándonos, tocándonos por sobre la ropa, indagando con manos ansiosas el cuerpo del otro por debajo de la ropa, respiración agitada y deseo intenso, sin dejar de acariciarnos nos sacamos la ropa y cuando él estuvo desnudo le acaricié el miembro que estaba ya listo, fue rico escuchar su respiración acelerada y sus labios siguieron inquietos en mi piel, me besó los senos y lo hizo de la manera exacta que me gusta, lento, delicado, sin apretármelos, exquisito, estaba excitada, quería que me penetrara y quería sentir su cuerpo sobre el mío, me besó los labios, era lo que más le gustaba a Guillermo y lo que al parecer más le excitaba: besar intensa y profundamente los labios ... y lo que duró la aventura me dio la razón, Guillermo se excitaba de sobremanera besando los labios y acariciendo el interior de mi boca con su lengua algo que no me molestó en lo más absoluto ... yo llevaba los preservativos que no me provocan daño porque para mal de males todos me provocan daño o me causan alergias excepto ese modelo de esa marca, así que entre besos, caricias y viendo que ya era inevitable debido al nivel de cercanía que teníamos entre nuestros cuerpos, le pasé uno y se lo colocó, mi corazón latía desbordado de calentura y estaba ansiosa, se puso sobre mí al mismo tiempo que me acariciaba el rostro y el cabello, me dio unos suaves besos en el rostro y sentí que estaba tan excitado que practicamente no podía controlarse, entró en mi y ese primer contacto fue exquisito porque yo estaba tan mojada que no le costó penetrarme, empezó a moverse un par de veces y salió ... a mi me carga que hagan eso, me gusta que me lo dejen adentro y sigan así pero él volvió a hacerlo y otra vez ... WTF!! pensé sin entender lo que pasaba y cuando iba a abrir la boca para preguntar qué onda, me penetró una vez más y se fue en un polvo tan rápido que casi no me di cuenta ... lo sentí respirando agitado, acariciándome el cabello y besándome los labios con suavidad, no dije nada porque sospeché lo que pasaba y porque él super avergonzado me explicó:



-
SANTADIABLA, discúlpame

 su voz sonaba suave y sincera, seguía sin separarse de mi 
nunca había pasado este bochorno ... nunca, con ninguna mujer ... es que me tenías tan caliente, estaba tan ansioso por tenerte y tan revolucionado que me fui sin pensarlo ... por fa, disculpame ...

- Esta bien, no te preocupes; le dije tranquilizándolo acariciándole el rostro con suavidad.

- Te prometo que rendiré ... te lo prometo ... no quiero que pienses que me voy a la primera ...

- Ok, esperemos un ratito - le dije.

Guillermo se fue al baño y como hacía un frío de los mil demonios, me tapé más con la ropa de cama, estaba desnuda así que el frío se sentía intenso, me puse de guatita para descansar y flojear con las manos apoyadas debajo de mi cabeza, él llegó congelado y se abrazó a mí, estuvimos conversando de todo, empezó a acariciar la espalda con su mano grande, me empezó a besar delicadamente y lo hizo tan rico que me excitó, al mismo tiempo me preguntaba con voz tierna su era rico para mí sus caricias a las que respondí que mucho ...
¿será que más que verme como un objeto sexual me ven como una osita de felpa que hay que abrazar?¿como un conejito con la patita herida que hay que proteger? he estado pensando esto durante varios días ya que me he dado cuenta que provoco siempre el mismo sentir: proteccionista, ellos sienten la necesidad de abrazarme, de apretarme fuerte contra su pecho, de acariciarme dulcemente, Guillermo lo hizo así durante unos momentos pero cuando estaba excitado tenía que frenarlo porque se volvía loco y medio brusco, y aunque me encantan los hombres fuertes que pierden el control, no me gustan los machos brutos que en medio de la pasión pueden romperme ... y Guillermo se calmaba, nos besamos, nos acariciamos, lo sentí muy excitado, me rozaba con su miembro las piernas pero se controlaba para no ir más allá pues en medio de la calentura cabía la posibilidad de un polvo sin condón y eso es imperdonable ... yo soy lo suficientemente fría como para pensar en esa posibilidad y Guillermo también lo fue, así que el tocarnos y besarnos fue exquisito pero sin riesgos para los dos ... yo lo frenaba con suavidad y él me preguntó mientras me besaba la garganta: "¿No te gusta que me descontrole? " yo le respondí en el acto: "Me encanta ... pero recuerda que yo soy ... " no alcancé a terminar porque me interrumpió para decirme: "Una muñequita, algo imposible de olvidar y que me calienta tanto " me reí porque era verdad, no era el primero que se calentaba con la comparación y aires paternales al referirse a su "niñita pequeña menor" que es su "muñequita" así, de ahí saqué la comparación que tanto éxito ha tenido, le pasé otro condón el que no tardó en ponerse, me besó una vez más la espalda de manera tan dulce y deliciosa que me calentó más, me puse de espaldas y él sobre mí mientras me besaba los labios y me acariciaba los senos, me penetró pero esta vez fue diferente, ahora lo hizo con más calma, lento, suave, sin ansiedad y escuché sus jadeos de placer mientras yo que sentía un dulce placer, siguió moviéndose sobre mí rico, delicioso y entre gemidos y caricias me dijo agitado: "SANTADIABLA ... ¿qué es lo que estás diciendo? " yo que estaba disfrutando debajo de él con mis ojos cerrados respirando agitada de gusto, no le entendí y solo dije: "¿Qué? ", él me besó y me penetró con intensidad y yo seguí disfrutándolo, de sus brazos debajo de mi y apretándose contra mi cuerpo, estaba tan rico que sentí que un gran placer me inundaba y que si seguía así me iba a ir yo de un momento a otro, Guillermo nuevamente me aterrizó a la realidad: " SANTADIBLA ... ¿no quiere que siga así? " abrí los ojos sin entender de donde había sacado esa idea si estaba tan rico, sus movimientos eran lentos y exquisitos para mí, le pregunté que de donde sacaba esa idea y él me besó en los labios antes de contestar: "Dijiste "no" varias veces por eso cada vez más lo hice suave hasta que ya no supe como querías " ... quedé extrañada porque yo no hablo cuando tengo sexo, o al menos, nadie me ha dicho que hablo,ni siquiera los 2 tarados que fueron mis parejas estables ¿será verdad que dije "no" y que yo no tuviera la más minima idea? ... "La verdad es que no sé si dije algo o no ... no lo sé ... no recuerdo haber hablado ... " le respondí porque hasta ahora que escribo esta vivencia, es que no tengo la más mínima idea de si hablé o no, tal vez la calentura era tal que dije cosas sin medirme, tal vez la excitación me nubló, la verdad es que no tengo la más mínima idea de eso ... seguimos y sentía que me iba a ir de un momento a otro, anhelaba tener un orgasmo, los extrañaba como un sediento extraña el agua en medio del desierto y le dije que me iba a ir de un momento a otro, Guillermo se excitó aún más con esto y sin querer, la calentura lo hicieron cambiar de manera de hacerlo y no pude terminar, pero no me importó pues es normal en mi no tener orgasmos a la primera con un hombre y estaba disfrutando de lo que estaba sintiendo, de su penetración, de su aroma a hombre limpio y fuerte, de él en general, Guillermo me calentaba y estaba saciando la calentura que él me había provocado, era exquisito tener sexo con ese hombre que me había generado tanta lujuria, cambiamos de posición y me puse sobre él, pero no lo dejé hacer ni que me besara a cada rato los labios, quería yo hacerlo como me gusta y como supe que le gustaba a él por sus jadeos y quejidos, me acarició los senos, era exquisito sentir sus manos en mi cuerpo, me excita que me las besen y me las acaricien, Guillermo así lo hizo y eso me encendió más, lo hizo de manera que me excitó tanto pero tanto, lentamente y a medida que me movía sobre él me fui sentando más, algo tan cotidiano para mí hizo que Guillermo se quejara más y quisiera que la penetración fuera más intensa ... en esos instantes era SANTADIABLA en gloria y majestad y estaba dedicada a sentir placer y darlo, así que estaba feliz disfrutando del placer que Guillermo sentía, estuve mucho sobre él hasta estar sentada por completo mientras sentía sus manos sobre mí, luego cambiamos y me puse de guatita en la cama, se sentía rico, pero lo típico que a todos nos ha pasado es que el movimiento hace que nos corramos de la posición inicial así que mientras Guillermo estaba sobre mí y viendo que él estaba perdido en el placer, hice fuerza para levantar los 80 kilos que tenía encima para corrernos y sin saber lo volví loco, lo supe porque dejó de jadear para quejarse en definitiva y hacerlo fuerte, así que de movimiento en movimiento lo hice para que le gustara más y sentirlo quejarse fuerte, algo que me encantaba ... "Exquisito ... exquisito ... que rico ... riiiiico ... " decía con la respiración entrecortada y en cierta medida me dio lata que alguien nos escuchara pero a fin de cuentas ¿qué importa que nos escuchen? si para eso son los moteles. Nos dimos vuelta y quedé debajo de él, debo confesarlo, llevábamos ya mucho rato y aunque rico, estaba cansándome ... es decir, primera vez en mi vida que lo hacía con un hombre que rendía tanto y sin parar, primera vez en mi vida que me encontraba con un hombre que me hacía el peso y aunque estaba con las piernas adoloridas y cansada, seguí adelante, él no estaba inmutado y me dijo que no estaba cansado cuando le pregunté si lo estaba, así que me lo hizo suavecito y delicado nuevamente ... y yo nuevamente sentí ese exquisito placer de que me iba a ir pero no lo hice porque al dejarse llevar por el placer, una tiende a hacer otros movimientos y tomar otras actitudes lo que llevaba a Guillermo a cambiar y a alejarme de mis ganitas de terminar ... hasta que Guillermo se detuvo porque él se fue y me besó los labios como acostumbraba a hacer. 


Hicimos la misma que antes, nos quedamos conversando de nuestras pegas y otras cosas que hemos pasado, .. aunque antes se lo había dicho, preferí que le quedara claro con esos dos ejemplos porque los hombres chilenos con su machismo extremo juran que las mujeres dejamos el corazón en la cama y yo pertenezco al porcentaje que no lo hace ni lo hará, tengo sexo por placer y porque me encanta y si vuelvo a ver en mi vida al hombre con el que lo hice no me afecta ni me interesa.

-
SANTADIABLA ... tengo ene sueño ... - me dijo en una.

- Duerme un ratito; le respondí quedándome callada.

Pero no lo hizo, yo que estaba nuevamente de guatita cómoda, me besó y me acarició la espalda encendiendo toda mi lujuria nuevamente "
¿Te gustan los besitos aquí? " me preguntó mientras me besaba la espalda, asentí porque era una delicia y algo delicado que va con esta mujer que es la delicadeza personificada ... le puse yo el preservativo y le encantó, se puso sobre mí y me lo hizo de esa manera que ya sabía que me gustaba, rico y suavecito, nuevamente yo me iba a ir de un momento a otro y él se detuvo ... "¿No te gusta, SANTADIABLA? " me preguntó besándome los labios ... " ¿Qué dices? claro que me gusta, me gusta tanto que me voy a ir de un momento a otro ... " le respondí agitada sintiendo sus labios en mi piel "Me dijiste que así no ... que no era así como querías ... " me respondió besándome el rostro y acariciándome los senos, ¿de nuevo había hablado?¿cómo es posible hablar en medio de un polvo sin saber qué onda se dice? me costaba creer que haya sido yo la que hablaba porque nunca nadie me ha dicho que hablo ... pero debo ser abierta a la posibilidad y en una de esas si hablo ... "No tengo idea de lo que dije, no lo recuerdo para nada ... " le respondí, Guillermo me besó los labios de lleno "Entonces sigo así ", asentí con seguridad " Sigue así porque me encanta " y así lo hizo, pero quise ponerme una almohada debajo de las caderas porque así la penetración es más profunda y me gusta así, ese movimiento que hice mientras ponía la almohada lo enloqueció y se quejó de placer nuevamente, yo que supe que ciertos movimientos eran sus favoritos y los que lo trastornaban así que los hice, de vez en cuando escuché cuando apasionadamente me llamaba "muñequita" porque el jugar con esa idea lo excitaba, eran ricas las sensaciones pero el cansancio me ganó y aunque no era algo por pega o por estrés era nuevamente porque Guillermo era insaciable tal como lo soy yo, mis musculos estaban cansados y supe que por muy fuerte que fuera yo no iba a dar mucho más así, le susurré en los oídos que me lo hiciera como le gustaba a él para que se fuera pero se negó porque quería que me gustara a mí y aunque me gustaba lo que estaba viviendo, estaba media lona, así que quise ponerme arriba de él como ya lo había hecho,me gustaba tocar su pecho peludo y sentirlo quejarse de placer mientras me movía, me gustaba sentir sus manos en mi piel y sus besos en mi cuerpo eran exquisitos, un poco menos cansada que momentos antes, me salí de él para practicarle sexo oral y le encantó, el cansancio hizo que mi líbido bajara y eso me ayudó a recuperarla, creo que no hay hombre que se resista al sexo oral y Guillermo no era la excepción, yo no sé si mis congéneres chilenas con malas para hacer sexo oral o qué pero siempre ellos se quejan de eso, yo le hice como lo hago yo y le fascinó, luego me puse de guatita y me penetró de esa manera que le fascinaba ... y así se fue mientras yo nuevamente lo empujaba debido a lo mismo que antes, el movimiento hacía que nos corriéramos en la cama y para evitar cualquier accidente, hice fuerza para poderme su peso y así hice que terminara ... sin querer ... pero me gustó que se fuera pues ya tenía problemas con el preservativo y me molestaba. Estaba agotada, cansada, había encontrado a un hombre capaz de hacerme el peso en intensidad y duración y nunca pensé en que podía terminar así ... sin embargo no tenía nada de qué quejarme, me había gustado y mucho ... no había tenido ningún orgasmo pero el hecho de hacerlo, de ser penetrada, de sentir manos masculinas en mi eran suficiente como para dar como "etapa superada" lo experimentado ... sabía que en momentos más querría hacerlo nuevamente porque así soy yo, me gusta hacerlo muchas veces. Guillermo se quedó dormido y lo supe porque lo escuché roncar, así me quedé dormida yo hasta que el fono sonó y hubo que marcharse.

Me fue a dejar a la casa y la despedida que nos dimos, después de lo vivido, fue la más desabrida que me han dado ... pero no me quejo más que de eso, habría sido rico un besito en los labios ... pero al menos lo experimentado nadie me lo iba a quitar. Mis vejetes estaban zzzz y yo estaba con la lujuria viva nuevamente, me quedé viendo tv cable acostada.

Hoy siento que faltó, me habría gustado un tercer polvo con Guillermo pero no fue así, solo fueron 2, porque el primero nefasto no cuenta, y aunque yo calculo que facilmente estuvo en pleno conmigo más de una hora en cada uno de los encuentros, al punto de dejarme lona, yo siento que faltó una más, al menos eso es lo que el cuerpo me pide y me grita ... faltó más sexo.

Besos!!
SANTADIABLA