viernes, 1 de julio de 2016

Insaciable



Infinitas son las formas, los caminos que recorremos en que nuestra carne se acopla.
Percibo el aroma del deseo como una caricia resbalando por mi piel, cierro los ojos un instante sintiendo el humo tóxico invadir mi cerebro, nublando mis instintos, luego observo tu mirada, te acercas, me rodeas de un aura invisible de la que no puedo escapar.
Juegas con tus dedos y mis ganas, juegas acelerando mi respiración, arrancándome jadeos, disfrutando de mi entrega, buscando mi placer.
Buscando mi alma, enredándote en mi pelo, en silencio, oliéndome, relajándome en ese espacio que construimos, que me absorbe, donde mi mundo se desvanece mientras me tientas con la lascivia de tu mirada, de tu sexo apuntándome, acercándose a mi boca, a mis labios que se humedecen y se abren para abarcarlo, succionarlo, duro y febril.

Me besas, tu boca me devora y tiemblo, un suspiro ahogado mientras mis manos te recorren, mientras nuestras lenguas copulan frenéticamente.
Me arrastras a la cama y siento todo tu peso en mi cuerpo, mientras intento atrapar un poco de aire y me buscas en cada rincón de mi piel, me debato, tus dedos resbalando en mi sexo, hundiéndose en su humedad, devastadoramente, me empujas por el abismo.

Y siento tus manos en mi culo, tocándolo, palpándolo, siento el calor de tu mano una y otra vez, susurro, gimo, arqueo mi espalda, levanto mi culo agradecida, sumisa, gozosa, lo abres y lo sometes a tus caprichos, te siento dentro de mi llenando cada rincón lentamente primero, hasta que sale la fiera que hay en mi, me desato, te cabalgo, me froto contra tu cuerpo, mis brazos te rodean, mis manos palpan, arañan tu dura musculatura excitándome todavía más y más, me pierdo en una espiral de placer que arranca incontenibles gritos, lágrimas que resbalan por mis mejillas se funden con una placida sonrisa.

Recupero el aliento y se que aun queda mucho juego para una noche en que me siento insaciable y provocadora.

1 comentario:

  1. Que deliciosos deseos, con ganas de cumplirlos junto a ti...

    ResponderEliminar